Somos abogados de Herencias y estamos en Bilbao para asesorarte

¿Para qué sirve un testamento?

El testamento es una manifestación de voluntad; la voluntad de quien en vida ha adquirido determinados bienes y desea repartirlos entre sus herederos de una determinada manera. En consecuencia, sirve para que los herederos conozcan cómo deben proceder tras el fallecimiento del causante.

Abogados especializados en herencias, Bilbao

¿Para qué sirve un testamento?

El testamento es una manifestación de voluntad; la voluntad de quien en vida ha adquirido determinados bienes y desea repartirlos entre sus herederos de una determinada manera. En consecuencia, sirve para que los herederos conozcan cómo deben proceder tras el fallecimiento del causante.

¿Dónde se puede hacer testamento?

El testamento se realiza en una Notaría, porque es el Notario quien da fe de que el testador tiene capacidad para otorgar un testamento, de que conoce la norma legal sobre la distribución de bienes y de que toma las decisiones sin haber sido sometido a ningún tipo de coacción.

El testamento es un acto jurídico individual, cuyo contenido no se puede conocer por los herederos hasta el fallecimiento del causante.

El testamento válido siempre es el último que se ha otorgado. Por lo tanto, por muchos testamentos que se hayan realizado durante la vida, solo desplegará efectos el último.

¿Cuánto cuesta?

El precio depende de la complejidad del mismo, de si el Notario tiene que realizar alguna gestión específica (por ejemplo, desplazarse a un domicilio) y de los propios aranceles que aplique la Notaría. De media, no suelen superar los 100€.

Preguntas frecuentes

En el testamento no se tienen por qué identificar bienes concretos, salvo que se quiera dejar a una persona concreta lo que se conoce como legado. En realidad, en el testamento se hace alusión a los herederos y a la participación de los mismos en la herencia, puesto que los bienes a distribuir serán los que existan en el momento del fallecimiento, no en la fecha de otorgamiento del testamento.

Si un testamento está realizado correctamente, tiene plena validez. Además, el testamento válido es SIEMPRE el último que se ha realizado.

El testamento se puede impugnar, tanto por motivos de forma, como por su contenido. Las causas de impugnación más habituales tienen que ver con la posible incapacidad del testador en el momento del otorgamiento o por no haberse respetado la parte de herencia que corresponde a los herederos forzosos (conocida como legítima).