Somos abogados de Herencias y estamos en Bilbao para asesorarte

¿Qué impuestos se pagan al recibir una herencia?

Los impuestos a los que hay que hacer frente al recibir una herencia son, el Impuesto de Sucesiones (IS) y, en el caso de los inmuebles, además, el Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (plusvalía municipal).

Abogados especializados en herencias, Bilbao

¿Qué impuestos se pagan al recibir una herencia?

Los impuestos a los que hay que hacer frente al recibir una herencia son, el Impuesto de Sucesiones (IS) y, en el caso de los inmuebles, además, el Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (plusvalía municipal).

¿Qué importe se paga por el Impuesto de Sucesiones?

El impuesto de Sucesiones es un tributo que está cedido a las Comunidades Autónomas y que se aplica en función al último lugar de residencia del fallecido.

Las diferencias entre Comunidades, en relación a este impuesto, son muy relevantes. Además, debe tenerse en cuenta que no es lo mismo que herede un familiar cercano (un hijo o un padre) que otro tipo de parientes (hermanos o sobrinos). En el caso del País Vasco, las herencias entre padres e hijos inferiores a 400.000€ no tributan en el Impuesto de Sucesiones.

Que no se abone Impuesto de Sucesiones no excluye la obligación de que, tras el fallecimiento del causante, sus herederos deben presentar en Hacienda el correspondiente inventario de bienes.

 ¿Se puede renunciar a una herencia?

Sí. Por supuesto, cualquier heredero puede renunciar a su herencia. La renuncia debe ser expresa y constar el documento público. No se puede renunciar a la herencia futura. Si un heredero renuncia a la herencia, su parte se repartirá entre el resto de herederos.

Preguntas frecuentes

La renuncia a una herencia se suele producir, o bien porque las deudas superan a los bienes y, por lo tanto, no resulta rentable; o porque los impuestos a los que se tiene que hacer frente para recibirla no son asumibles por el heredero.

Esta fórmula legal supone que el heredero no responderá con su patrimonio frente a las deudas de la herencia que recibe, si no que serán los bienes de la misma los que cubrirán dicho pasivo.

Primero hay que aceptar la herencia y acordar el reparto de la misma entre todos los herederos. A partir de ahí, una vez cada heredero se haya adjudicado su parte, abonará el correspondiente Impuesto de Sucesiones y/o Plusvalía Municipal y los bienes podrán quedar registrados a su nombre.